Voces del Alto Mayo: Las mujeres al mando

Maximila Hernández, subscriber of conservation agreements in the Alto Mayo Protected Forest. (© Thomas Muller)

Desde 2012, Conservación Internacional Perú ha estado trabajando con el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNANP) para prevenir la deforestación del bosque protegido Alto Mayo (Región San Martín). Se han firmado acuerdos de conservación con las familias que viven dentro del área protegida para garantizar que no reduzcan el bosque a cambio de asesoramiento técnico y comercial. Se les enseña cómo implementar buenas prácticas y acciones de conservación que contribuya a su bienestar, así como al del bosque. Desde entonces se han firmado 999 acuerdos de conservación, y si bien los resultados de hecho han reducido la tasa de deforestación, su impacto ha trascendido y cambiado la vida y visión de desarrollo de estas familias. 

Te invitamos a conocer cómo los acuerdos han cambiado han transformado vidas desde la propia voz de los suscriptores.

Llegamos con nuestro padre en 1983. En ese momento el bosque era muy hermoso, habían muchos animales. Podíamos ver al mono choro de cola amarilla, el oso de anteojos, el gallito de las rocas y muchos loros. Luego, los animales se retiraron debido al creciente número de migrantes a la zona. Hace años solíamos vender madera, pero como eramos pocos aquí, solo vendíamos algunos troncos para muebles en pequeñas cantidades. Luego, de repente, de la noche a la mañana, un gran número de personas de Piura llegaron a El Carmen, Nuevo Jordania, El Limón, y luego comenzaron a talar muchos más árboles mientras traían a más gente con ellos a nuestro bosque.

Fuimos las primeras mujeres en suscribir los Acuerdos de Conservación. Convencieron a mi hermana Maximila muy rápido. “No va a costarle nada, va a recibir toda la aesoría técnica sobre cómo trabajar en su granja, cómo producir más café y vegetales también”, dijeron. Sin embargo, yo estaba muy reacia, primero quería ver si era verdad. Antes, muchas personas de diferentes organizaciones también nos habían prometido asesoramiento técnico, pero solo llegaban a nuestra casa, nunca llegaban a nuestra parcela, por lo que era realmente difícil comprender e implementar los consejos que nos daban.

Esa es exactamente una de las cosas que más me gustó; que los ingenieros y técnicos llegaron hasta mi granja, y allí aprendimos juntos sobre la poda, las diferentes técnicas para tratar nuestras plantas y sobre el uso de fertilizantes; todo en mi propia parcela. Pero, por supuesto, teníamos que hacer cosas a cambio: teníamos que cuidar todo este bosque; no talar los árboles, especialmente aquellos a lo largo de las riberas de los ríos y no dejar que las otras personas los corten. También cuidamos las aves y todos los animales en el bosque.

Realmente creo que si queremos vivir una vida sana, tenemos que recuperar nuestro bosque, replantar los árboles e incluso crear nuestro propio jardín biológico. Nos estamos volviendo más conocedores. No hemos ido a la universidad, pero ahora nos encontramos con todo tipo de personas y hemos aprendido mucho sobre muchas cosas diferentes. Hemos estado trabajando durante cinco años con los Acuerdos de Conservación y desde el principio hemos aprendido muchísimo, como, ¿Qué es un bosque? ¿Por qué no deberíamos cortarlo?

¿O de dónde viene nuestra agua? También hemos aprendido mucho especialmente en el campo. Nos dimos cuenta que realmente no sabíamos cómo cultivar nuestro café de manera adecuada, lo hacíamos a nuestra manera, que no era la mejor, y nuestros plátanos, por ejemplo, nunca los curábamos. Ahora tenemos una buena semilla de café y algunas verduras muy bonitas que vendemos en nuestra propia cafetería que hemos construido con el apoyo de los Acuerdos de Conservación. Ahora, nosotras, las mujeres, nos hemos organizado y hemos creado el Comité de Desarrollo de la Mujer dentro de nuestra cooperativa.

Estamos aprendiendo técnicas de bordado con una maestra especial, y conocemos a otras mujeres y hablamos sobre cómo nos sentimos, cómo nos llevamos con nuestros maridos y otras cosas. Nos dan la tela, las cintas y todos los suministros. Queremos hacer muchas cosas a través de este comité para mejorar nuestros medios de vida. ¿El futuro? El tiempo dirá, pero al menos hemos tenido un buen comienzo y eso es fundamental para seguir adelante. Ya no destruiremos el bosque y continuaremos educándonos en ese sentido. Mi esposo e hijos están felices, me dicen: “Mamá, ahora sabes mucho, ¡vas a ganar a los ingenieros!”

Nuestros hijos están muy orgullosos de nosotros. Nos ven en televisión cuando vienen a entrevistarnos, porque nuestros módulos de café son los más avanzados y la gente nos felicita. Me siento privilegiado. Ahora que los precios están mejorando, queremos avanzar y fortalecer nuestra cooperativa. Con nuestra buena voluntad, buenas ideas y trabajo duro lograremos nuestros objetivos.

Lee esta publicación en inglés aquí. 

María Hernández es suscriptor en el Bosque de Protección Alto Mayo. Este post fue editado por Daniela Amico, gerente de comunicaciones de CI Perú.

¿Quieres leer más posts como este? Regístrate para recibir actualizaciones por correo electrónico. Dona a Conservation International.

Comments

  1. Pingback: Voices of the Alto Mayo: Women in charge | Human Nature - Conservation International Blog

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *