El cacao esta de regreso

Un lote de granos de cacao secos listos para ser procesados.(© Thomas Cristofoletti /Ruom for USAID/Flickr Creative Commons)

Prepárense, amantes del chocolate: el consumo de chocolate está creciendo mientras que la producción del cacao está disminuyendo.

La buena noticia: un nuevo esfuerzo está impulsando la producción de cacao, al mismo tiempo que protege los bosques.

En la década pasada, México, parte de la región que dio al mundo el chocolate, perdió más del 50% de su producción de cacao, según David Olvera, Gerente de Servicios Ecosistémicos de Conservación Internacional (CI) en México. Para revertir esta tendencia, Conservación Internacional está trabajando con pequeños productores de cacao en Chiapas, al sur de México.

La producción de cacao en México ha disminuido, en parte porque los árboles de cacao están viejos o enfermos y, por otro lado, los pequeños agricultores que talan los árboles de cacao para producir el aceite de palma, el maíz y el ganado, incitan la destrucción de los bosques donde el cultivo de cacao coexiste con árboles nativos y fauna silvestre.  Para detener esta deforestación, Conservación Internacional México está replicando en cacao las lecciones aprendidas del modelo de producción de café desarrollado con  la alianza de Conservación Internacional con Starbucks en Chiapas para proteger la naturaleza y apoyar los medios de subsistencia local.

“Cuando vimos estas tendencias de aprovechamiento ambiental de los campesinos a través de la tala de bosques y cacao para producir otros productos, supimos que teníamos que participar,” sostuvo Olvera. “Hemos tenido éxito al trabajar con Starbucks y agricultores para producir café de origen ético y cultivado bajo sombra. El cacao también puede crecer en la sombra, así que sabíamos que podíamos traducir las lecciones aprendidas del café para ayudar a los productores de cacao.”

La tarea implicó una revisión completa de todos los aspectos relacionados con la producción de cacao.

En primer lugar, Conservación Internacional se asoció con la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), que había estado trabajando con cacao orgánico durante más de 20 años y desarrollando bio-fungicidas innovadores para disminuir la incidencia de una enfermedad de cacao conocida como monilia.

Conservación Internacional y UNACH trabajaron para organizar a los agricultores y unirlos directamente con compradores de cacao dentro y fuera del país. En cuanto al café, los agricultores habían formado cooperativas para abogar por condiciones laborales justas, ingresos y acceso a mercados. En contraste, los agricultores del cacao en Chiapas actuaban independientemente.

Conservación Internacional ayudó a 90 agricultores para formar la cooperativa RAYEN, que luego al asociarse con comerciantes internacionales y chocolateros mexicanos, incrementaron su producción y encontraron compradores nuevos y directos, al mismo tiempo que conservaban la biodiversidad en sus bosques de cacao.

Después, Conservación Internacional y UNACH dieron asistencia técnica a los agricultores, mejorando la calidad de su cacao y aumentando en gran medida la producción: en sólo dos años, pasaron de un promedio de 50 kilogramos a producir de 200 a 300 kilogramos de cacao por hectárea. Con estos drásticos aumentos en la oferta y la calidad, los agricultores incrementaron sus ingresos, de 30 MXN a 120 MXN por kilogramo. En 2017, agricultores en la cooperativa de RAYEN vendieron casi cinco toneladas de cacao para vender a nivel nacional y internacional, acuerdo con Olvera. Este año estén esperando hasta diez toneladas de cacao.

“Los sabores diversos y finos del cacao están en alta demanda, y México tiene grandiosos cacaos que eran desconocidos por muchos compradores”, dijo Olvera. “Ahora, la gente puede disfrutar del gran sabor de este chocolate, mientras que los agricultores llevan a casa más dinero para ellos y sus familias”.

Conservación Internacional y UNACH también empezaron a colaborar con el Museo del Chocolate en la Ciudad de México (MUCHO), lo que ayudó a que el cacao de RAYEN alcanzara el reconocimiento mundial. Según Olvera, la dueña de MUCHO, Ana Rita García Lascurain, fue la primera chocolatera en comprar una muestra de cacao de RAYEN. Comenzó a experimentar con recetas, creando nuevos productos para vender en MUCHO.

“Fue una gran sorpresa enterarnos de que la barra de chocolate ‘Tapachula’ del MUCHO que usa el cacao de RAYEN había ganado la medalla de bronce en 2016 en los Premios de Chocolate del Reino Unido,” sostuvo Olvera. “Cuando nos enteramos de que MUCHO había ganado un premio con la barra ‘Tapachula’ estábamos fascinados.” Las victorias no se han parado: el año pasado, MUCHO ganó plata con un chocolate se llama “Tejate” hecho con cacao de RAYEN en el 2017 Academy of Chocolate Awards, un concurso con más de 1200 concursantes de 45 países.

Por otro lado, mientras que la mayoría de los cacaos de sabor fino producidos en Chiapas se exportan a Estados Unidos y Europa, un pequeño grupo de esposas de productores de cacao también comenzó un nuevo negocio llamado MUCAO, utilizando algunos de los cacaos de sabor fino a nivel local. En 2016 empezaron con tres aperitivos tradicionales: barritas de granola, mazapán y chocolate caliente. En los últimos dos años se han expandido para vender cinco productos con cacao artesanal y ingredientes locales.

“Estas mujeres emprendedoras nunca habían trabajado en su vida, y ahora están dirigiendo un negocio produciendo bocadillos tradicionales y saludables marcados y vendidos en su comunidad,” dijo Olvera. Eran invitadas a vender sus aperitivos en cafés locales, en los mercados semanales y han recibido solicitudes por sus productos en todo México. “Sus productos vuelan de los estantes.”

Cada vez más miembros de la comunidad se están involucrando; Conservación Internacional también es pionera en alianzas con universidades locales, donde los estudiantes pueden completar seis meses de servicio social para ayudar con todos los aspectos del cacao en la cadena de suministro, como parte de sus estudios.

“Antes, las generaciones más jóvenes se desplazaban de las zonas rurales, eludiendo la empresa familiar de cacao para buscar trabajo en otros lugares,” sostuvo Olvera. “Ahora, hijos de productores de cacao que son estudiantes de agronomía, derecho y comunicaciones están ayudando a RAYEN fortaleciendo su cadena de valor mediante la capacitación de los productores sobre mejores prácticas, capacitando en aspectos legales, desarrollando marcas y etiquetas para productos envasados y creando plataformas de redes sociales para RAYEN y MUCAO.”

Olvera y su equipo esperan doblar la producción del cacao del colectivo RAYEN durante los próximos tres años.

“Es asombroso que fuimos capaces de reproducir el modelo del Conservación Internacional de la producción de café sostenible con el cacao y al mismo tiempo demostrar que los productores de cacao pueden desarrollar modelos de negocio viables para mejorar sus sustentos,” puntualizó.

Lea el artículo en inglés aquí.

Leah Duran fue escritora de Conservation International. Este blog fue traducido al español por Maria Doerr, Stanford agua y ciudad compañero en Conservación Internacional México.

¿Quieres leer más posts como este? Regístrate para recibir actualizaciones por correo
electrónico. Dona a Conservation International.

Comments

  1. Pingback: Sweet news: Cacao making a comeback in Mexico | Human Nature - Conservation International Blog

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *