Café Sostenible

Productor peruano sostiene cerezos de café. (© Thomas Muller)

Nota del editor: Desde “adaptación climática”, “carbono azul”, “enfoque de paisaje” a “servicios ecosistémicos”, la jerga ambiental cada día está más presente en todos lados. El blog “Human Nature” de Conservación Internacional busca descifrarlos en una serie de notas explicativas que llamamos “¿Qué es eso?”

En esta entrega, analizamos el “café sostenible”, un término que puede que hayas escuchado, pero no puedas explicarlo. Aquí te contamos lo que significa y por qué es importante. 

 Entonces: ¿Qué es el café sostenible?

En general, es el café que se cultiva de una manera que conserva la naturaleza y proporciona mejores medios de vida para las personas que lo cultivan y procesan.

¿Es posible cultivar el café de manera que no conserve la naturaleza?

Así es. El café se cultiva solamente en los trópicos, en lugares que albergan la mayor parte de los bosques tropicales restantes del mundo. Cuando los agricultores quieren expandir sus plantaciones de café, lo más fácil que pueden hacer es talar los bosques aledaños. Además, a menudo el café se cultiva en pendientes pronunciadas; si no se tiene cuidado, esto puede llevar a la erosión y sedimentación de las vías fluviales. Por otro lado, el procesamiento del café también demanda grandes cantidades de agua, y las aguas residuales pueden contaminar ríos y arroyos. En conjunto, estas prácticas se vuelven rápidamente insostenibles.

¿Cómo esto se relaciona con las condiciones de vida?

Alrededor de 120 millones de personas alrededor del mundo dependen del café para su subsistencia, la mayoría de ellas son pequeños agricultores y trabajadores agrícolas. Como en cualquier otro sector, los compradores de café quieren comprar barato y vender caro, pero en mercados cada vez más volátiles, esto no siempre funciona en favor de los agricultores ni de los trabajadores agrícolas, lo que puede llevar a la explotación de los trabajadores para mantener los precios artificialmente bajos. Asimismo, alcanzar estos precios bajos puede obligar a los agricultores a talar más bosques, usar pesticidas de baja calidad y confiar en mano de obra barata- en algunos casos, el trabajo infantil- para obtener ganancias.

Es terrible, pero me gusta el café barato.

Al igual que todos, pero pagaremos un precio más alto si las cosas no cambian pronto.

¿A qué te refieres?

El café es el producto agrícola tropical más comercializado, y su demanda está aumentando en lugares como China e India, países que tradicionalmente han favorecido el consumo de té. Esta creciente demanda podría alentar la expansión de la producción de café en nuevas áreas, lo que lleva a una mayor deforestación. Dado que la eliminación de los bosques naturales libera el carbono almacenado en los árboles a la atmósfera, la expansión insostenible del café literalmente está contribuyendo al cambio climático. Asimismo, el café sufrirá los efectos del cambio climático, al igual que las comunidades que dependen de los otros servicios que brindan los bosques.

¿El café sufrirá los efectos del cambio climático? ¿Cómo?

A medida que el cambio climático altera las temperaturas y los patrones de lluvia, las áreas que antes eran adecuadas para cultivar café – que requieren un tipo específico de clima- dejarán de serlo. Ello ya está empezando a causar problemas en áreas de cultivo de café como México, donde algunos agricultores están cambiando a otros cultivos que son menos susceptibles a los efectos del cambio climático, así como de los cambios de precios causados por la volatilidad del mercado. Esto reduce la oferta de café, lo que significa que, a largo plazo, los precios subirán. Incluso podría ocurrir una escasez de café en el futuro.

¿Qué pasará y qué tan pronto?

Difícil de decir. Dado que un árbol de café produce durante 20 a 30 años, el impacto del cambio climático podría generar que los productores abandonen prematuramente los campos de cultivo existentes, interrumpiendo las cadenas de suministro o desestabilizando el rendimiento económico a largo plazo que sustenta todo el sistema.

¿No hay algo más que puedan hacer los productores de café?

Tienen opciones limitadas. Pueden mover sus fincas de café a altitudes más altas que se están volviendo más adecuadas para la producción de café pues el clima es, en promedio, un poco más frío cuanto más alto se va. Otra opción consiste en convertir los cultivos de café que antes se cultivaban en altitudes más bajas a un cultivo alternativo como el cacao. O pueden intentar sobresalir y prevenir plagas, altas temperaturas y lluvias variables duplicando las buenas prácticas agrícolas y mejorando la gestión de las fincas, incluida la sustitución de árboles de café viejos y enfermos por variedades mejoradas y resistentes a las enfermedades.

¿Alguien les está ayudando?

Muchas empresas, gobiernos y organizaciones de la sociedad civil ya están haciendo algo. Sin embargo, hay un sentido de urgencia para hacer más. Uno de los grandes esfuerzos en este momento se llama el Reto del Café Sostenible. Se trata de una nueva iniciativa que propone hacer del café el primer producto agrícola completamente sostenible a nivel mundial, al unir a todos los actores del sector cafetalero (productores, comerciantes, tostadores y retailers) para estimular una mayor demanda y generar mayores inversiones en café sostenible.

Suena ambicioso. ¿Cómo llegará a ser completamente sostenible?

Requerirá mucho trabajo y colaboración para crear una mayor demanda de sostenibilidad, en la medida en que no quede opción entre comprar una taza de café sostenible y una de café no sostenible. Hemos demostrado que se puede hacer algo: durante más de 15 años, Conservación Internacional ha estado trabajando con Starbucks para hacer que el abastecimiento ético sea la norma para su cadena de suministro. Hoy en día, el 99 por ciento de su café se obtiene a través de un estándar de sostenibilidad verificado que continúa promoviendo un mejor desempeño a lo largo del tiempo.

Según Bambi Semroc, Vicepresidente de Estrategias de Mercados Sostenibles de Conservación Internacional, este logro estableció un escenario: “Alcanzar este hito nos llevó a desafiarnos colectivamente a pensar más en grande, en cómo hacer que todo el sector cafetalero pase a ser producido de manera sostenible y lanzar el Desafío del Café Sostenible”.

Entonces, ¿cómo funciona el reto?

Desde el lanzamiento global en diciembre de 2015, el Reto del Café Sostenible ha crecido a 112 socios, incluyendo los gobiernos de Ruanda y México. El año pasado el reto se lanzó en el Perú y ya cuenta con el compromiso del Gobierno Regional de San Martín, la región que produce la mayor cantidad de café en el país.

“Desde Starbucks, que está plantando un árbol de café por cada bolsa de café comprada, y Farmer Brothers, que se ha comprometido a obtener el 100 por ciento de su abastecimiento de forma sostenible para el 2025, a los gobiernos de Ruanda y México, que están mejorando la productividad de la granja, brindando acceso a crédito. Los programas y la mejora en capacidades y habilidades de los productores – todos estos esfuerzos se están sumando para tener un gran impacto”, dice Semroc.

La compañía McDonald’s ha anunciado sus planes para comprar todo su café de fuentes sostenibles para 2020, y como tal, ha desarrollado un marco de abastecimiento con CI y el Reto del Café Sostenible para cumplir con ese objetivo. Dado el tamaño y la escala del negocio de McDonald’s y su reconocimiento de marca global, sus acciones tendrán una tremenda influencia en todo el sector del café. No solo están compartiendo este desafío con el mundo, sino que también están educando a sus miles de millones de clientes sobre la importancia de la sostenibilidad. El efecto dominó que McDonald’s está ayudando a crear será fundamental para lograr un cambio real.

¡Eso es genial! ¿Qué puedo hacer yo?

Presta atención: Lee las etiquetas antes de comprar y compra con cuidado. Descubra cómo tus cafeterías y tiendas favoritas están comprometidas con la sostenibilidad. Visita sustaincoffee.org para obtener más información sobre los miembros del Reto del Café Sostenible y para ayudarlos a apoyar sus esfuerzos.

Bruno Vander Velde es director senior de comunicaciones de Conservación Internacional.

¿Quieres leer más posts como este? Regístrate para recibir actualizaciones por correo
electrónico. Dona a Conservation International.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *